Esta blog es mi parlante entre el mundo, mi voz en letras, mi sentir en palabras y mi vida en digital.

Aproximación a la feminidad.

En un comentario que dejé en el blog de Luis, hice referencia a datos de un libro de Fernando Risquez, que lleva por nombre el titulo de este post.
Luis se interesó en el libro y cuado lo busqué para pasarle la información, me encontré con una hoja en manuscrito hecha por mi el día que terminé de leerlo (como se nota que en ese momento no tenia un blog). Así que voy a transcribirlo tal cual.

“Casi 2 de la mañana y termino de leer este libro, quisiera que tuviera 1000 paginas mas, para pasar mas tiempo con él, para sentir a quien me lo regaló en cada palabra que aquí se expone. Pero he terminado, lo que es un libro mas, de esos que me llenan de orgullo por ser mujer, pero es uno de esos que me encuentran con alguien que desconozco y me aterra (yo misma).

Rechazo tantas cosas de las que he leído aquí, pero me aferro a las que considero buenas. Si me tocara elegir entre una diosas femeninas que describe Risquez apoyado en la psicología, yo soy la diosa Afrodita o Venus, la diosa que ve en el sexo su más firme consagración hacia el amor, la diosa que seduce con su belleza para llevar al más profundo deseo del sexo en el amor.

Cualquier que lea esto, sin leer este libro pensará que estoy loca, pero textualmente afrodita es el surgimiento del poder amatorio, el verdadero Eros en la pareja, la cual la convierte en amante, al margen de la relación madre e hija, al margen de toda consideración del asunto de la creación… Afrodita expresa su perspectiva amatoria hacia el hombre, pero también exige la del hombre sobre la mujer. (cuando la mujer dice te quiero y pregunta si me quieres: es afrodita). Ella es a la vez belleza del deseo y deseo de la belleza. Es Venus la que exclama ¡que bella es la relación sexual cuando hay amor!, (a los hombres no se les ocurre eso).
Es amiga del hombre, no pide ser admirada ni quiere dominarlo. En su deseo de ser amada, ella enaltece al hombre, lo reconoce y le concede gran importancia, no siente celos de él y sabe apreciar su belleza aunque éste no le sea fiel. Es el amor entre hombre y mujer por si mismo.

Así he amado, admirando, enalteciendo, viendo siempre lo bello, primero lo bueno y nunca lo malo y hoy estoy como una Afrodita que se ha quedado sola, y desde la infidelidad sabe que el amor volverá a ella. Porque su amor, su eros, está con Hecate (y los hombres no pasan mucho tiempo con Hecate), una mujer vengativa, posesiva que no vive a menos de 100 metros de su madre, ni deja que sus hijos vivan a 100 metros de ella, domina, ofende y usa al hombre solo para tener hijos, por eso rechaza el sexo y se deja penetrar solo porque es penetrable, porque de allí obtendrá a un hijo, para pasar de diosa a madre devoradora.

Para la psicología, la mitología tiene mucho que aportarle a la feminidad, siendo una para la otra como lo es la química a la alquimia, sin embargo estoy completamente clara que la mitología es vista desde la perspectiva masculina, pero, no podemos las mujeres reconocernos a nosotras mismas, sin la opinión de los hombres.
¿De que puede servir a una mujer saber si es Venus, Hecate, Hera, Kore, Palas Ateas; o cualquier otra diosa? Posiblemente no mucho, pero para la psicología, si lo es. Por ejemplo Palas es una diosa eternamente virgen, que solo ama a su padre, pero tampoco quiere sexo con el, Pala una mujer de senos grandes, representa a las mujeres que han sido amadas por sus padres, y de allí que las mujeres de senos grandes tienen esta característica.

Venus, se enferma de desamor y ha sido utilizada para el sexo, por eso las mujeres que no han sido amadas en la inmensidad que ellas aman, capaces de comprender la infidelidad, sufren de cancer de utero.

La mujer celosa se convierte en Hera, capaz de amar, pero también de odiar, vengar y no perdonar. Madre pero no hija, es la madre capaz de soportar y vivir con el enemigo por los hijos.

En fin, de allí provienen la mayoría de estereotipos que nos han otorgado a las mujeres, donde la feminidad tiene dos grandes estremos. Uno que va desde la virginidad a la prostitución. Visto de otra manera: Mujer sin hombre Virgen, mujer con muchos hombres prostituta, mujer con un hombres, ni virgen ni prostituta y tal vez por eso muchas mujeres prefieren ser Hera y otras ser Pala Atenas y hasta Hecate. Porque la feminidad es entendida en función de ser madre mala o madre buena.

Metafóricamente, la feminidad es todo aquello que contiene, que recoge, que conserva; mientras que la masculinidad es lo que penetra, que mueve o que cambia. A una mujer le basta parir para llegar a ser señora y dejar de ser señorita, a un hombre le cuesta cambio, posición, logros, el ser llamado señor. Una muestra más de la diferencia marcada entre la feminidad y la masculinidad.

Pero también, hombres y mujeres tienen masculinidad y feminidad. Hecate es vengativa, y eso es masculino, zeus que adora a Pala, es masculino pero la paterinidad no es mas que maternidad en el hombre. La paternidad no existe, es solo ejercicio de la maternidad (instinto femenino) en el hombre.

Pero de que me sirve a mi saber que la psicología me define como Venus o Afrodita? Tal vez me ayude a no culparme que querer perdonar a quien amo, o me ayude a prevenir un cáncer de útero, un aborto o un parto no deseado.

Al principio, el libro me parecía mas brujería que psicología, vi mucha relación malvada entre lo que es la mujer, con relación a su historia, a sus antepasados y eso me parecía sin sentido. ¿Que tiene que ver la mitología con el aborto espontáneo? Tiene que ver desde la psiquis de la mujer. Si la mujer es Pala, no quiere tener hijos, si es Venus, quiere tener los hijos que quiera su hombre y si es Hera, nunca abortará. Así explican los hombres, las cosas inexplicables de las mujeres!!!

Este libro es de la editorial monte Avila, y fue un obsequio comprado en la primera feria del libro en Caracas. Sin embargo, yo lo vi hace poco en la librería de Monte ávila que está en el Teatro Teresa Carreño de Caracas y un precio no superior a Bs. 8.000,00. Considero que es una lectura obligada para las mujeres entenderse instintivamente y para los hombres una experiencia enigmática que les proporcionará muchos descubrimientos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola gloria buen dia!!!! ante todo saludarte desde Argentina mi nombre es Darío.
Te cuento que leímos el mismo libro, lo conseguí de casualidad, esto viene de antes porque venia interesándome por las mujeres como ser, es decir en la sociedad y en la vida.Me sorprendí al leerlo, ya desde antes pensaba que la mujer es fascinante, y como hombre me di cuenta de la capacidad de la mujer y la simpleza y la torpeza del hombre que aún no se da cuenta de la superioridad del sexo opuesto, por eso maltrata y juzga, por una cuestión de un territorio que nunca tuvo, ni va a tener.La mujer desde mi punto de vista es silenciosa, piensa, razona, crea , transforma, siente.En lo que se refiere al libro creo que esta frase resume todo, (la mujer es la ostra, resguardada en el interior virgen, misteriosa, pura).Un beso gloria y si sabes de algún libro para recomendarme sobre el tema te lo agradecería.Que tengas un feliz 2010.

Humberto José Rivero Meléndez dijo...

Linda que extraordinaria reseña. Desde que lo leiha sido un libro importante en mi vida. Lo perdí en un avión y creo que quien lo encontró se uedó con él or lo interesante (era una mujer que me parece su arquetipo era Hécate, ya que no me agradó mucho y siempre mi naturaleza se aleja de esta diosa diabólica). Mi nombre en Humberto Rivero y vivo en Panamá, también tengo un blog que se llama LIBERTAD CAPITALISTA

Publicar un comentario en la entrada

Que tal, soy Gloria Carrasco, autora de este blog. He habilitado la moderación de comentarios para mantener el nivel en el contenido. Déjame tu comentario y en pocas horas aparecerá publicado.

De antemano, gracias por leer y comentar. Saludos.